Transat Jacques Vabre – Abandonos y rescate del Prince de Bretagne

En las primeras 24 horas después de la partida de Le Havre a Itajai, la brisa era buena y en aumento. Pero para esa noche se esperaba a la altura del Golfo de Vizcaya, debido a un sistema de baja presión del Atlántico, vientos muy fuertes que superarían los 40 nudos. Los navegantes, de todas formas, estaban ya preparados para estas duras condiciones y con sus trajes y botas náuticas para usar por 48 horas.

 

El primer retiro por daños en su barco, fue el de Jérémie Beyou y Philippe Legros, que se dirigieron a Roscoff.

Otro retiro para lamentar. Al día siguiente, el 26 de octubre, los que encabezaban el grupo más occidental de los IMOCA, Sébastien Josse y Charles Caudrelier, debieron tomar una dura decisión, abandonar la regata. Una suma de problemas de la embarcación, sumada a las duras condiciones , vientos de más de 40 nudos y olas de 7 metros, fueron la causa de ello. El barco Gitana, a solo dos meses de haber sido botado y sus dos skippers se dirigieron a salvo a Lorient. Privilegiaron el objetivo principal, preservar el barco para poder competir en la Vendée Globe.

 

También debieron abandonar, la noche del día siguiente, Morgan Lagravière y Nicolás Lunven, IMOCA 60 Safran, quienes comunicaron a la organización, que por daños en su barco se dirigían a Brest.

Este mismo día, dio vuelta de campana, el Prince de Bretagne. El incidente ocurrió cuando estaban a la altura de La Coruña. Si bien, al principio, Lionel Lemonchois y Roland Jourdain intentaron no pedir asistencia a la organización y arreglarse con su equipo técnico, los vientos de 30 nudos y las olas de 4 metros, los forzaron a solicitar su ayuda. Finalmente fueron rescatados con helicóptero.

Otro abandono de un Class 40, que sufrió daños en la estructura, fue el de Jackson Bouttell y Gildas Mahé, quienes se dirigieron a Crosshaven.

Entre otros incidentes, está el que le ocurrió en la Multi 50s Gilles Lamire e Iván Bourgnon, que después de haber golpeado contra un contenedor, sufrieron daños en los pontones. La situación está bajo control y los skippers a salvo.

 

Los barcos que encabezan la IMOCA Class ya pudieron, luego de 4 días de malas condiciones, alcanzar condiciones más estables que los llevarán a Itajai.

No correrán con igual suerte los de la Clase 40 y algunos retrasados de la IMOCA Class, que pueden ser alcanzados por un nuevo frente de baja presión. Hay aún 35 de los 42 barcos en carrera hacia Itajai.

En los siguientes días a la altura de la costa occidental de África, entre Sáhara Occidental y Mauritania, los Ultime multicascos se enfrentaron a vientos suaves, mientras los últimos de la Class 40, a la altura del Cabo Finisterra, aún soportaban situaciones de oleaje y fuertes vientos.

 

Los problemas continuaron

El pasado miércoles, Arnaud Boissières, skipper del IMOCA 60 Le Bateau des Métiers, envió mensaje al director de la regata Transat Jacques Vabre para comunicar que con gran pesar debían abandonar, la vela mayor estaba partida al medio. Retornaban a Les Sables d’Olonne.

El IMOCA 60 Bastide Otio comenzó a tener problemas con la antena satelital a bordo, ya desde la salida. Por ello los skippers Kito de Pavant y Yann Régniau estuvieron navegando a ciegas, sin información meteorológica. En estas condiciones y con daños en las velas, no consideraron prudente el cruce del Atlántico. Su equipo técnico los esperaba desde el sábado en Cascáis, Portugal, para efectuar las reparaciones necesarias, con miras a continuar la regata.

Rumbo a Madeira se encontraban el viernes pasado Jean-Pierre Dick y Fabien Delahaye para intentar reparar daños de su barco St-Michel Virbac. Al igual que Arthur Hubert y Valentín Lemarchand con el Clase 40  SNBSM Espoir Compétition, que preveían una corta escala técnica.

También para hacer reparaciones, pero hacía Vigo, España, se dirigían los skippers Thibault Hector y Morgan Launay con su barco Creno-Moustache Solidaire, así como los skippers Eric Holden y Morgan Watson con O Canadá. Todos con buen espíritu y ánimo para continuar en la regata.

 

Los lideres de la regata

Después de 5 días de navegación hay nuevos líderes en la IMOCA Class y en los Ultimes. Pasando las Azores, Armel Le Cléac’h y Ewan Tabarly encabezan la flota IMOCA con su flamante Banque Populaire VIII. Entre los Ultimes navegan con gran rivalidad, casi a la par, Macif y Sodebo, aunque desde ayer, este último va primero.

Para quienes no están aún bien las cosas, es para la Clase 40. No han salido todavía de la última depresión del hemisferio norte y se encuentran batallando con 30 /40 nudos de viento y mar fuerte, a estas alturas, los skippers están con poca energía y ansiando sol y ropa seca. Los líderes de esta clase continúan siendo Yannick Besthaven y Pierre Brasseur con Le Conservateur seguidos de Máxime Sorel y Sam Manuard con V&B.

 

Más abandonos

El sábado el Ultime Actual de Yves Le Blévec y Jean Le Vaillant, el IMOCA 60 Adopteunskipper.net de Nico Boidevézi y Ryan Breymaier y en la Clase 40, Eärendill, nuevo diseño de Manuard, de Catherine Pourre y Antoine Carpenter debieron abandonar.

El IMOCA 60 Bureau Vallée de Louis Burton y Romain Attanasio informaron problemas de energía, pero continúan en la regata.

 

Situación de emergencia

Así fue la situación que  vivieron Alex Thomson y Guillermo Altadill con su flamante recién botado Hugo Boss. Ya desde comienzos de la semana, el barco había sufrido series daños estructurales, al principio reparados en parte por los expertos skippers, pero luego y a la vista de que los daños empeoraban, habían decidido dirigirse a La Coruña, donde los esperaba su equipo técnico. En esas condiciones y al cabo de 36 horas de navegación con fuertes vientos y alto oleaje , el barco fue deteriorándose aún más. Comenzó a entrar agua y a hundirse. Salvamento Marítimo de España recibió el aviso, siendo rescatados sanos y salvos ambos skippers por un helicóptero de ese Servicio español, en un salvataje muy profesional que duró a penas 20’.

 

Balance actual de la regata

A una semana del comienzo de la 12ª.edición de la Transat Jacques Vabre, de los 42 barcos iniciales, fueron 16 los que abandonaron. El último anuncio ha sido desde Madeira, el de Jean-Pierre Dick y Fabien Delahaye, el primero, tres veces ganador de esta regata.

Kito de Pavant y Yann Régniau, desde Cascáis también comunicaron su abandono, con daños en el sistema eléctrico y en las velas.

Con un 38% de abandonos, esta regata ha superado el porcentaje normal del 25%. Las causas son diversas. En algunos casos, como los IMOCA, son nuevos prototipos, más frágiles, que seguramente necesitarán mayores ajustes que los adapten a superar condiciones adversas de navegación. Se está trabajando con los diseñadores en la Versión 2.que permita mejorar estos prototipos.

La mayoría de los daños ocurrieron antes de la tercera depresión, cuando tumbó el Prince de Bretagne, o en otros casos, como el del Multi 50 FrenchTech Rennes St Malo que chocó contra un contenedor semi sumergido, sucediendo ambos incidentes, casi al mismo tiempo.

En la fecha los dos Ultime Sodebo y Macif lideran la categoría, en ese orden, con menos de 1.5 millas entre ambos.

Entre los IMOCA 60s, Banque Populaire lidera la categoría con 21 millas de distancia con PRB y 33 millas con Queguiner-Leucemie Espoir.

Y finalmente, en la Clase 40 lidera Le Conservateur con 50 millas de distancia con el segundo.

Foto: Marcel Mochet

About The Author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.